Parkour, tan peligroso como quieres que sea

accidente-parkour

Mucho se habla que practicar Parkour es algo peligroso, que te puedes lesionar o en el peor de los casos morir, si bien es cierto que Parkour tiene un riesgo inherente, lo cierto es que son riesgos escogidos en un  99% de las veces y medidos la mayoría del tiempo (claramente si eres un practicante consecuente y responsable con su cuerpo y entrenamiento, y no un temerario).

Parkour tiene una particularidad muy importante entorno al peligro y diferenciadora de muchas otras actividades física, esta es que el practicante decide en todo momento de su entrenamiento o práctica que riesgo tomar, lo que significa que el practicante es totalmente responsable de un accidente o lesión. Por esta razón, nunca se le puede culpar a un tercero por realizar una jugada mal intencionada o mal ejecutada, o a otro tipo de situación que ocurre en deportes más convencionales.

Practicar Parkour te obliga a ser consciente de tu cuerpo, preocuparte de tu entrenamiento y prestar atención de tu entorno. Evaluar es una constante que tiene que ser desarrollada y practicada constantemente para realizar una práctica segura. Nosotros en Pivott sugerimos antes de entrenar y durante, tener en cuenta lo siguiente:

1) Evaluar tu estado físico y mental:

¿Cómo me siento? ¿Me duele algo? ¿Me siento feliz o motivado? ¿Me siento bien física y mentalmente para lo que quiero hacer hoy o lo debo modificar? Si bien a simple vista pueden sonar triviales estas preguntas, son fundamentales para comenzar bien un entrenamiento o práctica, ya que muchas veces en Parkour uno desea practicar algo o tiene planificado un entrenamiento previamente, y nuestra condición física y mental no es idónea con lo que queremos hacer. En Parkour ciertos saltos más complejos requieres no solo estar físicamente fuerte, si no mentalmente dispuesto, evalúate siempre como te sientes.

2) Evalúa el entorno donde practicaras:

Revisa donde saltaras, lo que significa que te preguntes lo siguiente:

¿Las murallas u otros elementos soportaran mis saltos?

¿Estoy molestando a otras personas?

¿Si me ocurre un accidente podre pedir ayuda rápidamente?

Tener presente siempre estas 3 preguntas, ojo donde se salta para no dañar el lugar o lesionarte, cuidar de no interrumpir el libre tránsito de personas o alterar el orden público y tener siempre presente como pedirías ayuda o auxiliarías a alguien en el lugar donde estés practicando en caso de accidente.

 

Diseño Web Profesional